Blog

Violencia y Medios Observa

Periodismo en el contexto de la reforma penal: 1a entrega – Unidad discursiva que se analiza:
Abatido en enfrentamiento”.

OBJETIVO GENERAL: en cada entrega se elabora un análisis crítico del discurso periodístico de seguridad y justicia que se produce en México bajo la coyuntura de la transformación retórica que requiere el nuevo sistema de justicia penal acusatorio.

A las 21:06 del 31 de marzo el Twitter de la Secretaría de Gobernación (Segob) publicó un mensaje con el siguiente contenido: “Se está verificando la identidad de Enrique Plancarte, presumiblemente abatido en enfrentamiento con Semar”. Plancarte Solís, conocido como uno de los principales líderes del cártel de Los Caballeros Templarios en Michoacán, había caído muerto a manos de integrantes de la Secretaría de Marina en una población cercana a la capital del estado de Querétaro.

Twitter - SEGOB_mx- Se está verificando la identidad ...

En su excelente libro Mitologías, publicado en 1957, Roland Barthes demuestra cómo en el lenguaje que legitima la dominancia de cualquier mito, la repetición es clave para fijar una idea determinada al objeto simbólico; idea que no es atemporal sino creada por el ser humano bajo fines específicos. En el contexto actual, en donde el discurso periodístico impulsado por las tecnologías de la comunicación se ha convertido en una herramienta imprescindible para construir la idea con que como sociedad concebimos nuestro mundo, la repetición ha vuelto a ocupar un espacio preponderante en el discurso, aunque no ya del discurso mítico sino en el discurso del poder (sin olvidar que no hay mito más grande en la historia de la humanidad que el del mismo poder y los medios para arrebatarlo).

El lenguaje adoptado por la estrategia de seguridad de Calderón, primero, y Peña Nieto, después, ha declarado y hecho publicar en los medios de comunicación a la unidad discursiva “abatido en enfrentamiento” las suficientes ocasiones hasta que ahora, a mediados de 2014, ya ha sido incorporada en el discurso periodístico cotidiano. Es la repetición ─que termina por naturalizar una idea que solamente es histórica, temporal─ a la que Barthes se refirió.

Así como en términos marciales no es lo mismo una estrategia que una táctica, en términos discursivos las palabras “abatido” y “muerto” no son sinónimos. La persona lectora del periódico realizará significaciones distintas si en las declaraciones oficiales o en los encabezados noticiosos alguna de estas palabras aparece en solitario o, en caso contrario, se le acompaña con el sustantivo “enfrentamiento” y se les une con la preposición “en”.

La frase “abatido en enfrentamiento” ha sido utilizada en el discurso político y comunicacional, como referente al uso legítimo de la violencia (el asesinato) por parte de la marina y el ejército en respuesta a los ataques o agresiones recibidos por personas del crimen organizado. Se trata de una legitimidad sustentada en el principio weberiano de dominación con enfoque legal-racional; es decir, la capacidad del Estado para asegurar el orden social a partir del ejercicio monopólico de la fuerza, basado en la aprobación de estatutos legales.

El presente análisis no consta en saber si el concepto “abatido en enfrentamiento” carga el significado exacto del fenómeno social que refiere o, en otras palabras, si su definición es la que encontramos en los diccionarios bélicos o militares. Lo que buscamos no es el significado sino los modos de significación suplementarios que emergen y reorganizan otras escenas significantes en las audiencias de los medios de comunicación y que configuran la forma en que conciben lo que ocurre en nuestro país.

El fundador del formalismo ruso, Roman Jakobson, formuló en su libro Ensayos de lingüística general el ‘principio de equivalencia’ del lenguaje, que tiene dos fases: la selección y la combinación de palabras. Aplicado al análisis del discurso, este principio permite identificar por qué el emisor elige ciertas palabras en particular, y cómo al combinarlas e incluirlas en el discurso, formula distintos planos de significación, en donde en cada palabra está latente otro mensaje poseedor de sentidos suplementarios.

El cuadro 1 refleja la utilización de “abatido en enfrentamiento” en el caso particular de Enrique Plancarte durante los días en que la noticia surgió en los medios de comunicación. El monitoreo permite afirmar que del total de 39 noticias que aparecieron en los siete días, la palabra ‘abatido’ ocupó el 87% de las presencias (34 menciones) como tema principal: la noticia fue que la Semar había ‘abatido’ a Plancarte. A esas 34 menciones de ‘abatido’ como tema principal se corresponden 25 menciones textuales de ‘en enfrentamiento’ como complemento discursivo; es decir, en más del 73% de las notas en donde se afirmó que la Semar había ‘abatido’ a Plancarte, se dio como un hecho que había ocurrido ‘en enfrentamiento’. Sin embargo, observamos que este porcentaje decrece conforme los días avanzan: en los primeros dos días el 88% de las notas incluyó el ‘en enfrentamiento’, pero de los días 2 al 5 de abril las notas que hablaron de un contexto ‘en enfrentamiento’ bajaron hasta ocupar el 43% del total. Es claro que para el día 2 de abril a la Semar se le hizo insostenible mantener en el periodismo (sin ampliar los hechos) la versión de que Plancarte había caído ‘abatido en enfrentamiento’, por lo que tuvo que dar más información del contexto y, a partir de esa fecha, sólo 10 notas volvieron a afirmar que el hecho aconteció bajo dichas circunstancias.1

Cuadro1-abatido en

De esta manera, para cumplir el objetivo de generar legitimidad, los vocablos abatido y enfrentamiento forman una unidad discursiva en la medida en que su combinación adquiera diversos significados o interpretaciones según el criterio de análisis. El cambio en el uso de palabras como asesinaron o mataron por la palabra abatieron lleva implícito cambios en el mensaje que, tanto por el gobierno federal (desde la administración calderonista hasta la actual de Peña Nieto) como por las instituciones garantes de la seguridad pública, quieren hacer llegar a la opinión pública. Aquí unos ejemplos de la combinación “abatido en enfrentamiento”:

1. “Enrique Kike Plancarte, uno de los principales líderes de Los Caballeros Templarios fue abatido ayer por elementos de la Marina Armada de México, durante un enfrentamiento registrado en la localidad de Colón…”. La Crónica

2. “Elementos de Infantería de Marina abatieron a Enrique Kike Plancarte Solís, líder principal de Los Caballeros Templarios, en un enfrentamiento ocurrido en el estado de Querétaro”. La Jornada

3. “El líder templario Enrique “Kike” Plancarte fue abatido esta tarde durante un enfrentamiento con fuerzas federales en el municipio de Colón, a dos horas de la capital de Querétaro”. sdpnoticias.com

4. “Reportan muerte de ‘Kike’ Plancarte; abatido en enfrentamiento en Querétaro”. Excélsior

En los ejemplos 1 y 2 se observa la primera parte la noticia es que Plancarte fue abatido, misma que complementan que sucedió en un enfrentamiento. En el ejemplo 3 la unidad discursiva tiene el mismo nivel de importancia: se lee junta. En el ejemplo 4 se observa la primera parte del enunciado da la noticia de la muerte, es decir el significado de que dejó de vivir, pero complementa en el modo: abatido en enfrentamiento. Ya no es necesario incluir quién lo abatió, se sobreentiende. Así, para los ejemplos 1 y 2, que haya sucedido en un enfrentamiento es casi secundario; si tuvieran que eliminar palabras, serían esas.

De acuerdo a la reforma constitucional en materia de seguridad pública y justicia penal de 2008, cuando a una persona se le investiga o acusa por delincuencia organizada, prácticamente se le suprimen la totalidad de sus derechos humanos, en lo que los criminólogos denominan un ‘derecho de excepción’. Esto significa un sistema de justicia que para quienes son acusados de delincuencia organizada les resguarda un espacio ‘excepcional’ para juzgarlos: la utilización de medidas cautelares inconstitucionales como el arraigo, medios de investigación penal violatorios de derechos humanos como la tortura o, como en el caso de Enrique Plancarte (junto con los miles de asesinados y desaparecidos en los últimos ocho años), la muerte antes de la investigación.

En el caso particular del líder del cártel de Los Caballeros Templarios, al generar la unidad discursiva a través de la unión de ‘abatido’ con ‘en enfrentamiento’, le permitió a la Semar justificar sus acciones; ambas, el tema principal (abatido) como el complemento (en enfrentamiento) son necesarias para cumplir dicha función: no es igual de impactante el tema principal ‘abatido’ sin su complemento que cuando están en conjunto. Abatido, como verbo aislado, es más sencillo relacionarlo con asesinato, a pesar del lenguaje marcial de la palabra. Y como Plancarte murió, es imposible corroborar la afirmación de la Semar de que ‘respondió con disparos’ y por ello lo ‘abatieron’.

A partir del día 2 de abril la Segob tuvo que dar mayor información con respecto a Plancarte, conforme el complemento ‘en enfrentamiento’ se eliminaba del discurso periodístico, la unidad discursiva ‘abatido en enfrentamiento’ dejó de tener funcionalidad ya que, como la información corroboró después, lo que aconteció no fue un enfrentamiento en la totalidad de la palabra. Veamos unos ejemplos de los mismos días:

1. “’Kike’ Plancarte intentó huir de los marinos y fue abatido: Gobernación; su identidad ya está plenamente confirmada”. sinembargo.mx

2. “Reportan muerte de jefe templario ‘Kike’ Plancarte”. sipse

3. “Abaten a ‘Kike’ Plancarte en Querétaro”. El Financiero

4. “Matan a jefe de Los Templarios en Michoacán, Enrique Plancarte “El Kike”. lópez dóriga-televisa

5. “El operativo que tomó por sorpresa a ‘Kike’ Plancarte y a Colón, Querétaro”. cnn méxico

6. “Lo reconocieron y le pidieron que se entregara, pero él respondió con disparos, cayó herido en el lugar y después murió cuando iba a ser trasladado a un hospital”. cnn méxico

7. “El sujeto intentó ocultarse y cuando le pidieron hacer alto respondió con un arma de fuego, por lo que los elementos de la Armada respondieron y lo hirieron”. Animal Político

El ejemplo de Plancarte permite analizar cómo cuando se investigan casos de delincuencia organizada primero se dispara, luego se investiga y, de forma paralela, se justifica en los medios de comunicación.

El rechazo social a la Estrategia Nacional de Seguridad Pública implementada en el 2006, hizo “necesaria” la modificación del discurso político del gobierno federal sobre los actos de violencia por parte de las fuerzas armadas.

En este escenario social de desaprobación por el uso de las fuerzas militares para combatir el crimen organizado, palabras como asesinato o muerte adquieren relevancia en la medida en que el imaginario colectivo las asocia con la dicotomía moral de lo que es correcto e incorrecto; el asesinato es algo malo en la conciencia social.

Y a pesar de que el Estado puede y debe ejercer legítimamente la violencia para mantener el orden, es decir para asesinar/ matar en beneficio del conjunto social, es políticamente correcto utilizar el vocablo “abatir” y otorgarle una connotación heroica a la acción de asesinar.

Es aquí donde adquiere importancia el aspecto militar. Se trata de enaltecer las acciones violentas por parte del ejército y la marina; “abatir en enfrentamiento” en el contexto militar significa profesionalismo, cumplir con el deber de enfrentar el peligro para restablecer la paz. No es casualidad que el lenguaje utilizado para referirse a asesinatos de miembros de distintos cárteles o las muertes de la población general por parte de éstos, sea utilizado en su sentido más peyorativo.

En síntesis, el cambio en el uso de la palabra asesinar o muerte por la palabra abatir en enfrentamiento lleva la intención de generar la percepción en la opinión pública de que la violencia ejercida por parte del Estado es necesaria, adecuada y debe ser socialmente aceptada.

EQUIPO DE INVESTIGACIÓN “VIOLENCIA Y MEDIOS OBSERVA”.

Coordinación: Sergio Leñero.

Monitoreo, análisis y redacción: Verónica del Pino (voluntaria), Mauricio Alarcón (voluntario) y Emilio Carranza Gallardo (investigador).


Entrar →

Perspectivas

Analistas de diversos lugares aportan su conocimiento a Insyde con materiales de fondo que abordan distintas problemáticas. Agradecemos el invaluable aporte de las personas que comparten su conocimiento con Insyde.

Las opiniones y expresiones de los artículos aquí publicados son entera responsabilidad
de sus autores
y no reflejan necesariamente el punto de vista de Insyde.

 

El fenómeno actual de la Seguridad Privada en América Latina y su impacto sobre la Seguridad Pública

El Dr. José Gabriel Paz analiza el rol del Estado como garante de la seguridad pública y su relación con los actores no estatales de seguridad privada, en el contexto de América Latina, tratando establecer las notas esenciales del fenómeno y sus consecuencias. Ciertamente la preservación de la seguridad –tanto en el orden interno como externo─ es una función eminente (exclusiva y excluyente) del Estado, pues ése es el mandato que ha recibido de la comunidad que ha delegado en él el monopolio del uso de la fuerza. Empero, por distintas razones han surgido agentes no estatales que participan en la tarea de brindar seguridad, ya sea como Empresas de Seguridad Privada (esp) o como Empresas Militares de Seguridad Privada (emsp), situación que hace pensar en que existiría una crisis en el cumplimiento del papel del Estado respecto de una función que le es inherente.

Consulta El fenómeno actual de la Seguridad Privada en América Latina y su impacto sobre la Seguridad Pública del Dr. José Gabriel Paz.

 

Coproducción de seguridad. Estado, comunidad y familia en los encuentros ciudadanos con la policía

El Dr. Alejandro Agudo Sanchíz narra en su artículo que cómo hace al menos tres décadas que gobiernos nacionales y las instituciones financieras internacionales comenzaron a utilizar en la implementación de políticas públicas a la “sociedad civil” como contraparte contractual, al trasladarle las responsabilidades de su instrumentación y éxito. Así, la ciudadanía, las comunidades y las organizaciones de la sociedad civil se vieron inmersas en el esquema que descansa en una contradicción fundamental: la debilidad de los Estados, quienes son incapaces de hacer frente a las graves problemáticas que afectan a las sociedades contemporáneas, y solamente pueden apuntalar aquí y allá con discursos públicos.

Consulta Coproducción de seguridad. Estado, comunidad y familia en los encuentros ciudadanos con la policía del Dr. Alejandro Agudo Sanchíz.

 

Estados de simulación: Piratería, contrabando, neoliberalismo y el control de la ilegalidad en América Latina

José Carlos G. Aguiar, Dr. en Ciencias Sociales, ofrece una mirada sobre el control de flujos ilegales en el contexto latinoamericano, donde ha sido históricamente enmarcado dentro de las agendas de seguridad nacional. El surgimiento de mercados y redes internacionales para el tráfico y venta de opio, mariguana, cocaína, y el contrabando de productos de consumo definidos como ilegales, ha ido a la par del diseño e implementación de políticas del Estado para controlar los flujos de estas mercancías. La criminalización en la primera década del siglo XX del tráfico de sustancias psicoactivas, y más tarde de productos protegidos por los derechos de propiedad intelectual o industrial, ha impulsado distintas políticas y programas de acción estatal diseñados, al menos en el contexto del discurso oficial, para detener y desarticular redes y mercados ilegales.
Consulta Estados de Simulación: Piratería, contrabando, neoliberalismo y el control de la ilegalidad en América Latina, del Dr. José Carlos G. Aguiar.

Inteligencia estratégica en América Latina. Calidad y eficiencia en la gestión estatal

En el artículo Inteligencia estratégica en América Latina. Calidad y eficiencia en la gestión estatal,  el Dr. José Gabriel Paz sostiene que en América Latina, el ámbito de la inteligencia estratégica es un campo escasamente considerado en el mundo académico y absolutamente desconocido para la sociedad en general, y esto es así porque sobre ella reposa una pesada carga de prejuicios, de cierta aprensión, y del recelo que provoca una mala fama, algunas veces válidamente ganada.
Consulta Inteligencia estratégica en América Latina. Calidad y eficiencia en la gestión estatal del Dr. José Gabriel Paz.

 

Reflexiones sobre inteligencia: la autonomía de decisión, la rendición democrática de cuentas y los fundamentos para la supervisión

En su artículo Reflexiones sobre inteligencia: la autonomía de decisión, la rendición democrática de cuentas y los fundamentos para la supervisión, el Dr. Russell G. Swenson comenta que el hecho de que, en todas partes, los funcionarios de inteligencia sientan un aire de familia tiene sus beneficios. Entre otras cosas, se abre la oportunidad para que los servicios de inteligencia de un país ganen la confianza de otros servicios de inteligencia que operan en diferentes lugares del mundo, al punto de hacer posible que se comparta información, de manera efectiva, en una escala internacional.
Consulta Reflexiones sobre inteligencia: la autonomía de decisión, la rendición democrática de cuentas y los fundamentos para la supervisión del Dr. Russell G. Swenson.

Entrar →

Proyecto de Violencia y Medios de Comunicación

Misión

El Proyecto Violencia y Medios de Comunicación de Insyde promueve la sensibilización y profesionalización de los medios de comunicación y de las y los periodistas de Seguridad Pública y Justicia Penal, como elemento coadyuvante en la garantía del respeto de los derechos humanos, de la libertad de expresión y del derecho a la información, para que ejerzan su labor como agentes activos en la rendición de cuentas de las instituciones del Estado.

Visión

El Proyecto Violencia y Medios de Comunicación es un referente en la profesionalización de medios de comunicación y periodistas que se asumen como agentes activos en la promoción y garantía de los derechos humanos, de la libertad de expresión, del derecho a la información y la rendición de cuentas de las instituciones del Estado.

El Proyecto Violencia y Medios de Comunicación lo integra actualmente Sergio Leñero Reveles en la coordinación y Emilio Carranza en investigación. Fue fundado en 2004 por el periodista Marco Lara Klahr y el Director Ejecutivo de Insyde Ernesto López Portillo Vargas.

Entrar →

Campaña Nacional para Prevenir la Tortura

Objetivo

La Campaña Nacional para Prevenir la Tortura promoverá acciones efectivas de prevención, investigación, sanción y difusión de conocimiento sobre el fenómeno de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes cometidos, permitidos u omitidos por las policías, agentes del Ministerio Público, la cadena de mando y demás autoridades de instituciones de seguridad pública y procuración de justicia.

Justificación

Las instituciones de seguridad pública y procuración de justicia no disponen de sistemas, procedimientos y un diseño organizacional que les permita aplicar -en forma eficaz, transparente y sujeta a control- medidas para prevenir, investigar y sancionar actos de tortura y otros tratos ilegales a manos de las policías. Su creciente incidencia, ha sido objeto de recomendaciones puntuales por organismos internacionales y nacionales de defensa de los derechos humanos. Sin embargo, la práctica de tortura persiste a pesar de que en el Artículo 1º de la Constitución,  establece que todos los convenios internacionales que hayan sido suscritos por México en materia de derechos humanos habrán de convertirse en derecho interno del Estado mexicano. Un aspecto central, detonante de toda clase de abusos, se centra en la relación de primer contacto policía – detenido, que se da desde el momento de la detención ya sea legal o extra-legal incluso, hasta la puesta a disposición ante el agente del Ministerio Público. En ese período, crítico para la persona detenida, se registra la mayor incidencia de toda clase de abusos físicos y no físicos con diversos fines y es donde resulta más difícil identificar, demostrar y aplicar procesos imparciales de investigación y mecanismos efectivos control operativo y judicial.

Enfoque

Ante esta compleja situación, el enfoque de la campaña articula dos campos: en un primer momento, el diseño de herramientas o propuestas de alto perfil técnico -jurídico y metodológico y, en un segundo momento la aplicación de acciones directas e indirectas de difusión, promoción y capacitación especializada a diferentes segmentos de población objetivo, utilizando las herramientas elaboradas. La cobertura territorial de esta campaña avanzará en forma progresiva y acumulativa durante 24 meses.

Estrategia

La estrategia se basa en el desarrollo de una amplia política de alianzas con diferentes actores y partes interesadas de la sociedad civil organizada, la academia, las comisiones de derechos humanos, las autoridades de las instituciones de seguridad pública y de procuración de justicia, las instituciones defensoras de los derechos humanos internacionales,  las víctimas y sus familias y con actores o instancias del poder Judicial, del poder Legislativo y Ejecutivo del ámbito federal y en los estados participantes.

Entrar →

Observatorio de Migración

El Observatorio Ciudadano de los Derechos Humanos del Migrante, fue creado con el objetivo general de defender y promover los derechos humanos de la población migrante que transita, trabaja o se asienta de manera temporal o definitiva en México. Se concentra en monitorear, específicamente, las acciones de los agentes del Instituto Nacional de Migración y de la policía federal, así como de las policías estatales, municipales, fronterizas, ejército y marina, en sus actividades de verificación y detención de los y las migrantes, sin tener, estos últimos, atribuciones para hacerlo.

El Observatorio busca sumar el esfuerzo de más actores con el fin de que la base de datos se nutra y se enriquezca la información sobre violaciones a derechos humanos de la población migrante, con el fin de construir propuestas sólidas sustentadas en información objetiva.

Integrantes:

Laura Díaz de León, directora
Araceli Ávila, investigadora
Juan Rojas, investigador
Andrea Bravo, investigadora
Sonja Wolf, investigadora

Entrar →
1
loading