Desarrollo de políticas y procedimientos e instauración de sistemas de control y alerta temprana del uso de la fuerza policial

A lo largo de los últimos años, ha sido todavía más visible el cúmulo de situaciones en las que el uso de la fuerza pública excede los límites de una coerción que se limite a controlar conductas ilícitas o infractoras de normas, mostrando una señalada propensión al empleo desmedido de la fuerza y, en ocasiones, al de las armas de fuego. No ha sido casualidad que la desconfianza a las instituciones policiales por parte de la ciudadanía esté ligada con su función autoritaria, lo que ha significado innumerables ejemplos de actos represivos y de abuso.

Por esta razón, en toda institución policial deben estar perfectamente estipuladas las normas, principios y políticas para el uso de la fuerza policial orientada a la afirmación de la vida como valor supremo constitucional y legal, y en función exclusivamente del nivel de resistencia que manifieste la persona.

Insyde desarrolla políticas y procedimientos de uso de fuerza, identifica e implementa todos los procesos necesarios y relacionados dirigidos a lograr el buen funcionamiento del sistema y sus componentes técnicos, incluyendo capacitación y registro de los eventos para el análisis y la retroalimentación en las policías municipales y estatales con las que trabaja. En este sentido diseña e instrumenta también sistemas de control y alerta temprana del uso de la fuerza policial.

Quienes monitorean a la policía y los que la representan saben que la función policial opera siempre llena de contradicciones y tensiones entre sus tareas, ya sean ordenadas por la ley o bien construidas desde la práctica. La regla de oro de un sistema moderno y democrático de control policial es la documentación del quehacer de los policías. Si un policía realiza su jornada sin documentar lo que hizo no hay oportunidad de control, pero si la falta de documentación incluye hechos que involucraron el uso de la fuerza, entonces la fractura es mayor y estamos ante instituciones policiales convertidas en amenaza extrema.

En este contexto resulta necesario contar con un marco institucional adecuado que garantice la legitimidad, la transparencia, el control y la eficacia de la actuación de las instituciones policiales; que sirva para fortalecer el desarrollo institucional y, sobre todo, que permita contar con una herramienta de generación de confianza y construcción de relaciones y sinergias productivas con la comunidad. En otras palabras, se requiere de un sistema integral que en la práctica haga efectiva la regulación organizativa, procedimental y operacional señalada en la norma, pero que además permita a la institución policial contar con instrumentos técnicos rigurosos para determinar patrones e identificar problemas de diseño institucional que obstaculizan el correcto uso de la fuerza y con herramientas de sistematización de la información como fuentes para reconstruir prácticas y generar sistemas de alerta temprana.

Los denominados sistemas de alerta temprana, o sistemas de intervención temprana, son herramientas que permiten almacenar, analizar y explotar registros y reportes relacionados con el desempeño de los policías con el fin de identificar al personal «en situación de riesgo». Son bases de datos que ayudan a los oficiales supervisores a identificar a policías que son objeto de quejas o que parecen incurrir en prácticas problemáticas para frenarlas antes de que se vuelvan graves o letales.

Regresar a Dirección de Investigación Aplicada en Policía, Seguridad y Justicia Penal (DIAP).

TwitterFacebookEmail