Diseño e instrumentación de Modelos (acciones) de Policía de Proximidad Social y Comunitaria

El diseño de rutas críticas y acciones para la implementación del Modelo de Policía de Proximidad Social y Comunitaria de Insyde se enmarca dentro de un proceso amplio de adecuación institucional que aporta los canales de eficiencia necesarios para contribuir a reducir la vulnerabilidad y mejorar la calidad de vida de los habitantes de las comunidades locales a través de la promoción de la seguridad ciudadana y la reproducción de prácticas policiales sustentadas en el reconocimiento de las necesidades del ciudadano.

Al modelo de policía de proximidad social y comunitaria se le ha dado nombres tan distintos como policía de cuadrante, policía de barrio o gestión de po¬licía, pero la finalidad principal con la que ha venido asentándose en decenas de países alrededor del mundo ha sido una sola: superar el abordaje tradicional —de tipo coercitivo y reactivo— de la actuación policial por otro que, sin descuidar lo anterior, pone el acento en la acción preventiva, proactiva y de colaboración con otros actores sociales como la vía más efectiva para enfrentar el incremento en los niveles de violencia y de inseguridad.

Pero además, este Modelo de definición del trabajo policial promueve una política de colaboración intra e interinstitucional que hoy es vital para la buena gobernanza local. En primer lugar, porque incluye a la policía como actor clave del diseño integral de políticas preventivas y de proximidad con la comunidad. Es decir, la saca del aislamiento en el que se le ha y se ha mantenido con respecto al trabajo de colaboración y coordinación intrainstitucional y la obliga al diálogo con diversas instancias municipales, estatales y federales en la definición de metas institucionales. Pero también porque contribuye a que otros actores institucionales comprendan, desde una perspectiva de derechos, el importante rol que juega la policía en la generación de entornos seguros, habitables y libres de violencia, y que asuman conjuntamente la importante tarea de generar sinergias entre la política sociales y de seguridad para su concreción.

Por todo lo anterior, este modelo también promueve la metodología POP (Problem-Oriented Policing / función policial orientada a la solución de problemas), que es fundamentalmente una estrategia de análisis de los problemas comunitarios y que parte de que la solución a los mismos estará dada por el contexto. El POP no estandariza la respuesta, sino que promueve un cambio de mentalidad y requiere policías proactivos con capacidad de análisis y una mirada estratégica en el trabajo policial.

Regresar a Dirección de Investigación Aplicada en Policía, Seguridad y Justicia Penal (DIAP).

TwitterFacebookEmail