Diseño y construcción de mecanismos de supervisión externa de la policía

En los últimos tiempos, las administraciones públicas y las propias instituciones policiales han hecho importantes esfuerzos por fortalecer la confiabilidad de sus miembros y mejorar la efectividad de su desempeño. No obstante, ni la decisión política detrás de esos procesos ni la gran cantidad de recursos asociados a estas acciones han producido cambios cualitativos profundos y sostenidos en las policías. Una de las razones detrás de esto radica en que las herramientas instauradas para optimizar la conducta policial se han enfocado en supervisar, controlar y sancionar los comportamientos individuales, dejando de lado la revisión de los fundamentos y prácticas institucionales que enmarcan y generan incentivos para el desarrollo de dichas conductas individuales.

El concepto de supervisión externa con el que opera Insyde, surgido desde una óptica de cambios estructurales e institucionales, busca subsanar estos vacíos a través de mecanismos especializados en la evaluación constructiva de resultados, procesos y sistemas de trabajo de la policía. No son mecanismos que han venido a suplir o demeritar lo que se hace desde el interior; por el contrario, vienen a complementar la labor que los distintos controles internos (órganos de control, visitadurías internas, comisiones disciplinarias, consejos de honor y justicia, etc.) realizan a favor de la integridad en las instituciones.

La propuesta de supervisión externa de la policía se inspira en la experiencia internacional, cuyas lecciones permiten afirmar que las mejores y más modernas instituciones policiales del mundo son las más y mejor observadas, tanto interna como externamente.

La supervisión externa de la policía es una tendencia internacional en pleno crecimiento:

  • Desde Asia y Europa se reportan mecanismos de este tipo, por ejemplo, en China, Bélgica, Escocia, Portugal, Francia, Chipre e Irlanda del Norte.
  • La Organización de las Naciones Unidas ha publicado manuales que enfatizan la necesaria complementariedad de los mecanismos internos y externos de control policial.
  • A decir de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, los servicios policiales democráticos pueden distinguirse precisamente por aceptar la supervisión externa.
  • Por su parte, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos incluye la supervisión policial externa entre sus recomendaciones principales cuando interviene una institución policial débil.
  • También desde África se producen reportes que la reconocen como una buena práctica.
  • Los esfuerzos en Europa contra la corrupción policial han incluido el diseño de estándares de supervisión que subrayan la necesidad de crear entidades independientes a cargo de la misma.
  • Recientemente, el Presidente Barack Obama ordenó la creación de un grupo de trabajo para orientar una nueva reforma policial en los Estados Unidos. El primer reporte del mismo señala que “alguna forma de supervisión civil en materia de cumplimiento de la ley es importante con el objetivo de afianzar la confianza con la comunidad…”.
  • En ese país existe la Asociación Nacional para la Supervisión Civil de la Policía (NACOLE), misma que da cuenta del crecimiento nacional e internacional de la figura.

Regresar a Dirección de Investigación Aplicada en Policía, Seguridad y Justicia Penal (DIAP).

TwitterFacebookEmail