Observatorios Ciudadanos de Seguridad y Violencia

11 Elementos clave para establecerlos 

El monitoreo de los delitos y la violencia implica establecer una metodología e instrumentación que definan indicadores y variables para atender por igual las denuncias interpuestas ante instituciones de control como la policía y el sistema judicial, y encuestas de victimización implementadas por órganos autónomos

Conocer los niveles de violencia, evaluar los sistemas de seguridad y monitorear e incidir en políticas públicas son los puntos centrales que se busca cubrir con la construcción de un Observatorio Ciudadano. La creación de este tipo de órganos está encaminada a implementar plataformas idóneas en las que la participación de la sociedad civil determine la metodología y la línea de acción a seguir. Para tal fin, Insyde ofrece a la opinión pública 11 puntos esenciales para poner en marcha un Observatorio Ciudadano de la Seguridad y la Violencia:

  1. Organismo autónomo, es decir, con dependencia financiera de múltiples fuentes de apoyo (en una primera etapa sólo privadas).
  2. Conducido por una junta de gobierno conformada por académicos/universidades, líderes de la sociedad civil, dueños de medios de comunicación, empresarios y funcionarios públicos (éstos últimos como observadores, al menos en una primera etapa).
  3. Con un consejo asesor internacional afiliado a la red coordinada por el CIPC de Canadá.
  4. Incluido un staff reducido, operando cada proyecto por medio de comités técnicos especializados en los que cada experto sea aportado por alguna de las instituciones pertenecientes a la junta de gobierno.
  5. Primer objetivo: construir sistemas técnicos de información que permitan levantamientos empíricos propios semestrales de victimización, percepción de inseguridad y confianza institucional, así como la recopilación y análisis de la información emitida por fuentes públicas (para lo segundo: construcción de una amplia red de convenios con todo órgano público que construya información asociada).
  6. Emitir informes anuales.
  7. Emitir informes especializados de análisis de los fenómenos más relevantes y de predicciones para apoyo a decisiones de política pública.
  8. Firma de convenios con medios de comunicación que garanticen alta visibilidad de los productos del Observatorio.
  9. Enfocado, en una primera etapa, en una lista corta de hechos de inseguridad, violencia y delincuencia, para luego avanzar hacia un formato más amplio que incluya variables diversas de inseguridad y convivencia.
  10. Publicación de indicadores de medición de resultados acordes a los estándares internacionales.
  11. Diseño y publicación de instrumentos  y mecanismos ciudadanos de evaluación ciudadana y rendición de cuentas por parte de las instituciones policiales y de procuración de justicia.

 

TwitterFacebookEmail
loading