Aunque escépticos, operadores del sistema penal creen que la reforma es el mejor camino

Si bien sólo 4 de cada 10 jueces, fiscales y defensores públicos consideran que la reforma del sistema de justicia penal reducirá, por sí sola, la delincuencia, 8 de cada 10 opinan que de cualquier modo la transición hacia el modelo acusatorio «es la medida más conveniente para procurar justicia respetando los derechos fundamentales de víctimas e imputados», «y eso ya es una gran paso».

Se trata de dos de las percepciones más significativas reveladas por el reciente informe de Justice In Mexico ProjectJusticiabarómetro: Survey of Judges, Prosecutors, and Public Defenders in Nine Mexican States [Justiciabarómetro: Encuesta a jueces, fiscales y defensores públicos en nueve estados mexicanos, junio 2011].

A cargo de Matthew C. Ingram, Octavio Rodríguez Ferreira y David A. Shirk, dicho informe sistematiza los resultados de 276 entrevistas con operadores del sistema de justicia penal de Baja California, Coahuila, Chihuahua, Jalisco, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Yucatán y Zacatecas, estados donde la implementación de la reforma del sistema penal registra los mayores avances.

Entre otros aspectos incluye información sobre el perfil profesional de cada encuestado y sus percepciones acerca del «funcionamiento del sistema judicial, la legalidad, la corrupción, el debido proceso y la reforma del sistema de justicia penal», precisa el «Resumen ejecutivo».

Algunas de las conclusiones del informe son que «existe una necesidad importante y potencial de mejora en la administración de justicia en México», pues los jueces, por ejemplo, advierten sobre «problemas de excesiva carga de trabajo», mientras que los defensores públicos critican «la falta de apego al debido proceso».

Consulta el reporte de Justice In Mexico Project, disponible en inglés

TwitterFacebookEmail