Centro Nacional de Investigación y Docencia en Seguridad Pública

Columna de Ernesto López Portillo Vargas, director ejecutivo de Insyde, en El Universal, agosto 31, 2010

El presidente Calderón abrió una mesa de diálogo público con representantes de sectores diversos en torno a la problemática en seguridad pública. Estuve presente y propuse que se tome una decisión de Estado, creando el Centro Nacional de Investigación y Docencia en Seguridad Pública. El Presidente reaccionó favorablemente a la idea y ahora es momento de abundar en los motivos de la propuesta y de trabajar a favor de su realización.

La sociedad y el gobierno se preguntan por qué México está sumido en una crisis de inseguridad, violencia y delito. Nadie tiene respuestas fáciles; por el contrario, los expertos de la academia y de las instituciones públicas se topan con una problemática cada vez más compleja. Todos están de acuerdo en que la inseguridad, la violencia y el delito obedecen a múltiples factores, muchas veces incluso irrepetibles de una comunidad a otra. De hecho, la gran paradoja en el concierto internacional es que, a mayor investigación sobre estos problemas, más diversas aparecen sus causas y posibles soluciones. Y si bien no hay funcionario o actor independiente que pueda negar esto, la gran paradoja es que nuestro país no ha sido capaz de crear una respuesta profesional y especializada justamente a la altura del problema.

Tenemos médicos, abogados, ingenieros, biólogos y profesionales de todo tipo. No tenemos, en cambio, profesionales de la seguridad pública. Muchos se confunden y creen que los policías son nuestros expertos en seguridad pública. Ahí empieza el problema porque lo que los miembros de las instituciones policiales saben hacer —o deben saber hacer— es aplicar técnicas precisamente policiales, como por ejemplo el uso de la fuerza y de las armas de fuego, o los procedimientos de vigilancia y patrullaje. Los profesionales de la seguridad pública son una nueva generación de civiles, especializados en una combinación de disciplinas científicas y de técnicas que permiten diseñar, ejecutar y evaluar políticas públicas de seguridad, mismas que incluyen el trabajo policial, entre otros.

Veamos con más detenimiento la comparación para entender la diferencia. Tal vez nadie sabe mejor que la policía en dónde están los problemas en la calle, pero será el profesional de la seguridad pública el que sabrá decidir cómo usar esa información para organizar intervenciones integrales, policiales y no policiales, a efecto de neutralizar las causas que provocan esos problemas en la calle. El experto en seguridad pública sabrá cómo se hacen los diagnósticos para identificar y medir los múltiples factores de riesgo que detonan los problemas y, una vez que tenga el mapa completo, sabrá a quién llamar para colaborar en la solución. Entonces convocará, por ejemplo, a los responsables del desarrollo urbano y social, a las organizaciones vecinales, a las escuelas, a los expertos académicos, a las iglesias y, por supuesto, a la policía. Todos trabajando orientados por métodos predeterminados y con el menor margen de improvisación posible. Los profesionales de la seguridad pública sabrán conectar los recursos y esfuerzos, para poner en práctica las políticas integrales de seguridad de las que todos hablan pero difícilmente aplican en la realidad. En otras tierras se nos adelantaron. En Bogotá miré este esquema en operación práctica y exitosa. Y los nuevos programas de capacitación avanzan, cual es el caso del diploma denominado Metodologías para el Diseño y Ejecución de Políticas de Seguridad Pública, impartido en el Centro de Seguridad Ciudadana de Chile.

La desesperación por la brutal irrupción de la inseguridad, la violencia y el delito, cunde entre la sociedad y los gobiernos, y no están las personas que den las respuestas adecuadas en términos de políticas públicas. El Presidente llamó a construir una política de Estado en esta materia. Es el momento preciso para tomar justamente una decisión de Estado, consistente en la creación del Centro Nacional de Investigación y Docencia en Seguridad Pública.

TwitterFacebookEmail
loading