El crimen organizado genera «apagones informativos» a través del país: MEPI

En Nuevo León, Tamaulipas, Jalisco, Hidalgo y Veracruz los diarios publican, en promedio, uno de cada diez sucesos relacionados con el crimen organizado, mediante noticias firmadas por la «Redacción» o el «Staff», y no por un reportero. En Chihuahua y Morelos, donde las organizaciones criminales «tienen políticas más laxas hacia los medios», aparecen apenas tres de cada diez historias. Este mapeo, enfocado en medios impresos, ha sido realizado por la Fundación Mexicana de Periodismo de Investigación (Fundación MEPI), como parte de su recién aparecido informe «México: La nueva espiral del silencio»[noviembre 17, 2010].

«El poder del narco se esparció en los últimos años como un cáncer a regiones que antes no tocaba, hasta alcanzar hoy más de la mitad del país. En su avance, los cárteles fueron creando agujeros negros de información, al silenciar a los periodistas de cada plaza, generando apagones informativos en el mapa nacional», sostiene dicho documento.

Incluye también un cuadro comparativo sobre las noticias que publican los diarios y el número de asesinatos, decomisos y enfrentamientos entre organizaciones criminales que la Fundación MEPI ha registrado en cada estado. Así, por ejemplo, da cuenta de que El Norte, en Nuevo León, publicó sólo 9 de los 118 sucesos relacionados con el crimen organizado en mayo [2010] y La Voz de Michoacán, durante el mismo mes, no publicó uno solo de los 85 asesinatos ocurridos en su estado.

Basado en entrevistas con periodistas a lo largo del país, el informe en cuestión advierte que «en ciudades como Matamoros, Ciudad Juárez, Hermosillo o Pachuca, la información que se publica sobre el crimen organizado no depende siempre del editor, sino de un pacto tácito logrado a punta de pistola entre medios y organizaciones criminales».

En cuanto a la posición profesional de los reporteros entrevistados, se destaca la recurrente disyuntiva entre ética y seguridad personal.

Respecto a la relación entre los medios de la Ciudad de México y los de los estados, los periodistas entrevistados resaltan la «arrogancia de los medios del Distrito Federal». Un reportero veracruzano, por ejemplo, opina que «existen reproches desde el centro [del país] porque los medios en provincia se han silenciado, pero ¿cómo nos pueden culpar, si ellos no conocen la realidad, si aquí hay más corresponsales extranjeros que de medios de la Ciudad de México?».

 

Además, lo invitamos a leer el artículo «México, rumbo al silencio», de Ana Arana, directora de la Fundación MEPI, publicado originalmente enEl Universal [noviembre 21, 2010].

TwitterFacebookEmail
loading