Informe final del grupo legislativo caso Tlatlaya

El Grupo de Trabajo plural de la Cámara de Diputados para coadyuvar con las autoridades competentes en la investigación de los hechos ocurridos en el municipio de Tlatlaya, Estado de México, el 30 de junio de 2014, concluyó que en este caso se está en presencia de un uso ilegal, excesivo y desproporcionado de la fuerza por parte de algunos elementos de la SEDENA que tuvo por consecuencia que, cuando menos, 12 personas fueran privadas de la vida en un contexto de ejecuciones extrajudiciales.

En el documento, presentado el 16 de abril de 2015, se señala que la secuencia de casos de tortura y ejecuciones extrajudiciales en México, incluyendo el caso de Tlatlaya, según la información proporcionada por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), son recurrentes y presentan patrones comunes, por lo cual, en tanto violaciones graves a los derechos –según dicho organismo-, ameritan una acción decidida por parte del Estado en su conjunto, con apego a los establecido en los tratados internacionales de los que México es parte.

Se indica que la Recomendación 51/2014 de la CNDH, aceptada plenamente por la SEDENA, SEGOB y el gobierno del Estado de México, se encuentra aún en proceso de ser solventada y manifiesta la expectativa de que la PGR y la Procuraduría General de Justicia del Estado de México valoren, en el ejercicio de sus atribuciones y obligaciones, los elementos aportados por la CNDH derivados de sus propios expedientes, que podrían abonar en el cumplimiento de esa Recomendación.

Considera imprescindible que, de acuerdo a la Constitución Política, los tratados internacionales aplicables, la legislación federal y la normatividad del Ejército, la SEDENA ofrezca soluciones a las posibles fallas en la actuación de sus elementos, relativas al respeto, protección y garantía de los derechos humanos; al control estricto de sus actos por parte de superiores.

Así también, al cumplimiento de protocolos sobre la interacción con civiles, incluyendo el registro en video y audio de las acciones; al cumplimiento a las obligaciones sobre el resguardo de los elementos, de la escena de los hechos y de los cuerpos, y a la definición clara de una jerarquía de mando interna y en relación con las autoridades civiles, durante los acontecimientos del Caso Tlatlaya.

Consulta el informe completo.

TwitterFacebookEmail
loading