Jicamórachi, comunidad rarámuri de Chihuahua, pide auxilio ante violencia extrema

Por la mañana permanecen en sus casas y tratan de hacer su vida normal, pero de noche el miedo es insoportable y prefieren dormir en el monte, a la intemperie, pues temen que «la gente mala» regrese a «balacear y quemar lo poco que queda» en el pueblo.

Así es el oscuro día a día de los pobladores rarámuris de la comunidad de Jicamórachi, en el municipio de Uruachi [Chihuahua], quienes denuncian que desde el 1 de abril [2011] «llegó al pueblo un grupo delictivo» que «dispara a las casas y luego las saquea y las quema» [Omnia, abril 11, 2011].

Desde entonces, señalan, «hay por lo menos un muerto cada semana» y hasta hoy unas diez casas incendiadas, incluidas «la del doctor del pueblo y la de la maestra del telebachillerato», quienes a raíz de eso huyeron a la ciudad de Chihuahua. Además, precisan que de las 150 familias que habitaban el lugar, hoy sólo permanecen 40 [El Diario de Ciudad Juárez, abril 10, 2011].

Y aunque el fin de semana pasado [abril 9, 2011] miembros del Ejército mexicano montaron un operativo en la comunidad, los pobladores advierten que «ni los soldados nos dan confianza, porque no sabemos si de verdad vienen de parte del gobernador, como dicen» [Milenio Diario, abril 12, 2011].

Así, llaman a autoridades y medios informativos «voltear a ver a nuestro pueblo, que se sepa que sí nos quemaron las casas, sí estamos en el monte, sí tenemos miedo y que necesitamos apoyo» [Omnia, abril 11, 2011].

TwitterFacebookEmail