La tortura en México, “de la crueldad al cinismo”

La ONU explica que la tortura se caracteriza por el padecimiento de «sufrimientos físicos o mentales agudos», mientras que la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos precisa que también incluye «los actos sin consecuencias físicas o psíquicas si se prueba la intencionalidad y la responsabilidad de los autores de la tortura».

En cualquier caso, como denuncia el Centro de Derechos Humanos «Fray Bartolomé de Las Casas» [Frayba], en México «la tortura ha sido por mucho tiempo una forma de quebrantar a las personas, violentar su integridad personal para que el efecto repercuta en su entorno social, comunitario; en su organización y familia».

Así lo advierte en su informe «De la crueldad al cinismo» [julio 2012], donde además precisa que en nuestro país esta práctica se ha convertido en un «mecanismo privilegiado de investigación policial y de control utilizado por agentes estatales, a pesar de que existe una normativa vigente en lo local, nacional e internacional para prevenirla y sancionarla».

El Instituto para la Seguridad y la Democracia, AC-Insyde considera vital difundir este informe porque contribuye a la reforma policial democrática de la policía, y del mismo modo ponemos a disposición de los interesados el documento En nombre de la «guerra contra la delincuencia». Un estudio del fenómeno de la tortura en México, una colaboración del  Frayba y el Centro de Derechos Humanos «Miguel Agustín Pro Juárez».

Asimismo, sugerimos consultar la Recomendación 4/2012, por tortura y otras violaciones a los Derechos Humanos en agravio de personas detenidas en el barrio de Tepito, de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal [CDHDF], y los comunicados «En México el empleo de la tortura por parte de algunos agentes policiales es habitual y sistemático», y «Abuso de poder y tortura, prácticas aún existentes en los cuerpos policiacos», también de la CDHDF.

 

TwitterFacebookEmail
loading