«La UNAM por la seguridad en democracia»

Artículo de Ernesto López Portillo Vargas, director ejecutivo de Insyde, en El Universal, junio 1, 2011

Sumido el país en una crisis de inseguridad y violencia sin precedentes en su etapa contemporánea, la UNAM y el Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional han decidido reunir a una pléyade de especialistas mexicanos y extranjeros, para juntos hallar una alternativa de política de Estado que nos permita recuperar la seguridad y la paz. Se trata de la Conferencia Internacional sobre Seguridad y Justicia en Democracia, a celebrarse del 6 al 10 de junio en el Palacio de Medicina del Centro Histórico de la ciudad de México. El ambicioso evento será afluente que nutrirá la propuesta que el doctor José Narro Robles, rector de la UNAM, presentará en breve al Estado mexicano.

Muchos eventos académicos llegan a importantes propuestas que intentan, pero no logran, el anclaje en las políticas públicas. En este caso, el evento ha sido concebido como parte de un proceso hacia la intervención de la realidad, desde la construcción de políticas públicas alternativas inspiradas en las mejores experiencias disponibles en el foro nacional e internacional. El estándar para medir la calidad de esas experiencias llevadas a la conferencia internacional estará en la capacidad de unos y otros para sostener sus argumentos con información empírica y recursos teóricos, técnicos y metodológicos pertinentes.

Entre las ideas fuerza que soportan la propuesta y la reunión de expertos, destacan: I) la inseguridad tiene solución y las evidencias disponibles lo demuestran, si bien no existe la solución; más bien lo que hay disponible es un repertorio de soluciones aplicables en función de parámetros predeterminados (Informe sobre Desarrollo Humano para América Central 2009-2010 de la ONU); II) «la seguridad ciudadana es una de las dimensiones de la seguridad humana y por tanto del desarrollo humano», de tal manera que toda política pública en la materia debe partir de una referencia concreta en derechos humanos (Informe sobre Seguridad Ciudadana de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, 2009); III) es necesario formular políticas integrales para superar concepciones simplistas o inmersas en un populismo punitivo que pone énfasis en la mera sanción de leyes penales más duras (¿Cuál es la salida?, Banco Interamericano de Desarrollo, 2007); IV) las buenas prácticas y las claves de éxito que las sostienen están disponibles; por tanto, no hay justificación alguna que impida el aprendizaje y la innovación para la aplicación experimental de alternativas (Banco de Buenas Prácticas en Prevención del Delito en América Latina y El Caribe, Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana de Chile, Banco Interamericano de Desarrollo y Open Society Institute, 2011). Desde estas premisas, la UNAM funcionará como puente de acceso hacia un ramillete de opciones de política pública que nos permitirá trascender la centralización policial y militar en la respuesta del Estado mexicano.

Los esfuerzos y recursos sin precedentes destinados por el Estado mexicano a la seguridad y la justicia serán analizados desde modernos modelos metodológicos que ponen a prueba la capacidad de demostrar una relación de causa-efecto entre la inversión y el impacto. En términos simples, se responderá a la pregunta: ¿para qué sirve lo que se viene haciendo? En donde México tenga casos prometedores o exitosos, la propuesta deberá incorporarlos como referente. La Conferencia Internacional dará pasó a 18 mesas donde teoría y praxis transitarán por un programa para una visión integral y multidimensional de seguridad y justicia. El apoyo técnico que el Instituto para la Seguridad y la Democracia viene ofreciendo en torno al evento y la propuesta se inscribe entre los mayores privilegios que esta organización de la sociedad civil ha tenido en sus ocho años de vida.

TwitterFacebookEmail