Mapeo de Programas de Prevención de Homicidios en América Latina y el Caribe

Ignacio Cano & Emiliano Rojido

Este es el resultado de un estudio sobre programas de prevención de homicidios en América Latina y el Caribe, realizado entre los años 2015 y 2016, y financiado por la Open Society Foundations en el marco de una estrategia general de control de los homicidios. Dentro de esta misma estrategia se sitúan otras iniciativas como la elaboración del Protocolo de Bogotá sobre la Calidad de los Datos de Homicidio (2015) o la campaña de concientización sobre los homicidios en América Latina, actualmente en curso. Nuestra región es, desgraciadamente, el subcontinente con mayores tasas de homicidio en el mundo y necesita reaccionar ante el problema. Es tarea de todos, incluyendo al poder público y a la sociedad civil, participar en esta reacción.

A pesar de la tendencia histórica de disminución global de la violencia (Lappi-Seppala y Lehti, 2014; Pinker, 2011; Eisner, 2003, 2014), ese continúa siendo un serio problema para la humanidad. Solamente en 2012 murieron 475.000 personas por homicidio intencional (UNODC, 2014) y se estima que en los últimos quince años aproximadamente 6 millones de individuos han fallecido por dicha razón. Esto coloca a los homicidios como una causa de muerte más importante que los conflictos armados que han tenido lugar durante el mismo período de tiempo (Butchart, Mikton, Dahlberg, y Krug, 2015).

América Latina y el Caribe se destacan por la alta incidencia de violencia letal. Con apenas 8% de la población, la región concentra el 33% de los homicidios del planeta, seguida por África con 31%, Asia con 28%, Europa con 5%, América del Norte con 3% y Oceanía con 0,3% (Jaitman, 2016; UNODC, 2013). Adicionalmente, el 25% de los homicidios del mundo se concentra en apenas cuatro países latinoamericanos: Brasil, Colombia, México y Venezuela (Avelar, 2016; Eisner, 2015).

La región ocupa una posición preocupante no sólo en términos absolutos sino también en cuanto a la evolución reciente. En contraste con lo sucedido en otros continentes, América ha experimentado un aumento de la violencia entre 2000 y 2012, pasando de una tasa de 15,2 a 21,5 homicidios por cada cien mil habitantes. La tasa del año 2012 es sensiblemente superior a la global (8,3) y a la de Europa (2,2), Asia (3,6), Oceanía (4,4) y África (8,3) (UNODC, 2013; Vilalta, 2015).

Consulta el Informe Mapeo de Programas de Prevención de Homicidios en América Latina y el Caribe de Ignacio Cano & Emiliano Rojido.