México, octavo país más impune en violencia letal contra periodistas: CPJ

Durante 2011, en México «las organizaciones criminales ejercieron una extraordinaria presión sobre la prensa», «periodistas fueron asesinados o desaparecidos, los medios atacados con bombas o amenazados», con la «devastadora consecuencia» de la autocensura, sin que el gobierno del presidente Felipe Calderón «logrará implementar medidas efectivas para contener la violencia letal contra la prensa».

Es el balance del Comité para la Protección de los Periodistas [CPJ] en su informe anual Ataques a la prensa [febrero, 2011], donde precisa que el año pasado fueron asesinados en nuestro país tres periodistas en represalia directa por su labor informativa, mientras que otros cuatro «cayeron en circunstancias aún no esclarecidas».

Agrega que «por lo menos otros tres periodistas recibieron asilo político en Estados Unidos y Canadá, y varios otros buscaron refugio en otros países», mientras que ocho reporteros se acogieron a un programa de protección gubernamental, de los cuales cinco aseguraron que «la protección era ineficaz».

Sobre la impunidad, el CPJ critica que a la fecha no haya una sola condena judicial por esas agresiones contra los periodistas, lo cual sitúa a México como «el octavo peor país del mundo en combatir la violencia letal contra la prensa», detrás de Irak, Somalia, Filipinas y Colombia, entre otros.

El informe incluye el artículo «Fracasa Calderón y la prensa mexicana agoniza», de Mike O’Connor, representante del CPJ en México y quien apunta que «La palabra que define la situación en México es impunidad: asesinar sin consecuencias. Ninguna para el asesino, al menos. Pero las consecuencias para el pueblo mexicano son graves: los periodistas tienen miedo de cumplir su labor».

Finalmente, en el ranking general de países más peligrosos para ejercer el periodismo en 2011, el CPJ ubica en los primeros lugares a Pakistán, Libia, Irak y México.

 

 

TwitterFacebookEmail
loading