Proteger a migrantes, obligación internacional de México: ACNUDH

En diciembre pasado [2010], 250 migrantes centroamericanos que viajaban a bordo de un tren de carga rumbo a Estados Unidos fueron interceptados en territorio oaxaqueño por policías federales y agentes del Instituto Nacional de Migración, quienes los extorsionaron. Más adelante, un grupo de «hombres armados no identificados» secuestraron a 40 de ellos, que hasta hoy continúan desaparecidos.

Navi Pillay, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), dijo estar «profundamente consternada» en un comunicado de prensa donde insta al gobierno mexicano a «realizar una investigación exhaustiva y transparente de las acusaciones de malos tratos y abusos por parte de las autoridades, así como de las circunstancias en las cuales fueron después secuestrados los migrantes».

Pillay denuncia también las amenazas contra el sacerdote Alejandro Solalinde, director del albergue para migrantes «Hermanos en el Camino» [Ixtepec, Oaxaca] y quien denunció por primera vez el secuestro y las extorsiones contra los migrantes centroamericanos.

Para la Alta Comisionada «es necesario y urgente» que a través de las investigaciones se determine si policías y agentes migratorios tuvieron complicidad en el secuestro de los migrantes, pues «de acuerdo con sus obligaciones internacionales, el gobierno de México debe realizar todos los esfuerzos posibles para proteger la vida y la integridad de los migrantes».

 

Comunicado de prensa de la ACNUDH

TwitterFacebookEmail
loading