Sociedad civil exhorta a desechar contrarreforma en Derechos Humanos

  • Envía sociedad civil carta al Congreso por la defensa de los derechos humanos reconocidos en la Constitución y tratados internacionales, que se ven amenazados por iniciativa de reforma al artículo 1o

  • La iniciativa, presentada por el Dip. Arroyo Vieyra (PRI), Presidente del Congreso: sin finalidad concreta, regresiva y contraria al espíritu de la Constitución, sostienen

Más de doscientas organizaciones de la sociedad civil y personalidades enviaron este día una carta abierta (SE ADJUNTA) al Presidente de la Cámara de Diputados, Agustín Arroyo Vieyra, así como a los órganos de gobierno de ambas Cámaras del Congreso de la Unión y al Presidente de la República, con el propósito de manifestar su rechazo a la iniciativa de reforma al párrafo segundo del artículo 1o constitucional, publicada en la Gaceta Parlamentaria de 3 de enero pasado, y que anularía los efectos del llamado “principio pro persona”, mismo que favorece la aplicación de las normas más protectoras de los derechos humanos de las personas, indistintamente que dichas normas se encuentren en la Constitución o en los tratados internacionales ratificados por México.

Las y los firmantes de la carta manifestaron que la propuesta de reforma de Arroyo Vieyra, que propone someter el alcance de la protección de los derechos en los tratados internacionales a disposiciones constitucionales, además de carecer de una finalidad concreta manifiesta, va en contra del propio artículo 1° al incumplir la obligación constitucional que el Poder Legislativo tiene, en el ámbito de sus competencias, de proteger, promover, respetar y garantizar los derechos humanos de conformidad con el principio de progresividad. Por ello, la carta considera que la iniciativa es una propuesta regresiva en la materia.

Las y los firmantes coincidieron en que la propuesta presentada por el Dip. Arroyo Vieyra resulta lesiva para la consolidación de una democracia constitucional, en la que los derechos humanos gocen de plena vigencia, por las siguientes consideraciones:

1) Establece una jerarquía normativa para la interpretación, con lo cual retrocede en el avance normativo al dejar de garantizar la protección más amplia para la persona y deja sin sentido el reconocimiento constitucional del “principio pro personae” y la interpretación conforme a tratados, pues al establecer que el texto constitucional es el que debe prevalecer, desnaturaliza y nulifica dichos criterios constitucionales de interpretación.

2) Retrocede en el número y la amplitud de la protección de derechos humanos reconocidos, ya que con dicha reforma sólo existirán para todos fines prácticos los que estén reconocidos textualmente en la Constitución.

3) Va en contravía del principio constitucional de progresividad en la interpretación de las obligaciones de garantizar, promover, proteger y respetar los derechos, que  prohíbe interpretaciones que restringen la efectividad de los derechos ya reconocidos, así como de sus garantías ya adoptadas.

4) Excluye a nuestra Constitución del grupo de constituciones de avanzada en América, regresándola al lado de constituciones propias de Estados con democracias débiles o en proceso de consolidación.

Finalmente, las y los firmantes elevaron un atento exhorto a las y los legisladores a desechar la iniciativa que pone en peligro los avances logrados con la reforma de derechos humanos de 2011, y les hicieron un llamado a reorienten los esfuerzos de la Legislatura para profundizar y ampliar los derechos que nuestro bloque de constitucionalidad en materia de derechos humanos reconoce a todas las personas en México.

Nota:

La carta estará permanentemente abierta a firmas de apoyo adicionales consultables en esta páguina Web

Para mayor información, favor de consultar a:

Geraldina González de la Vega, geraldinag@yahoo.com

Silvano Cantú, silvanocantu@gmail.com, (+52) 5535780269

Karlos Castilla, karlos_castilla@hotmail.com

 

 

TwitterFacebookEmail
loading