Tras asesinato de Yarce, Frank LaRue lamenta inacción del gobierno mexicano

Como parte de una visita oficial a México, en agosto de 2010, Frank LaRue, relator especial de Naciones Unidas para la Protección y Promoción del Derecho a la Libertad de Opinión y de Expresión, se entrevistó con periodistas de diversos medios, entre ellos Ana María Yarce Viveros, de la revista Contralínea, asesinada la semana pasada junto a la reportera independiente Rocío González [septiembre 1, 2011].

En aquella visita, como registró LaRue en el informe que entregó al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en junio de este año, Yarce Viveros y sus colegas de Contralínea denunciaron «múltiples actos de acoso y hostigamiento», mediante «la disminución de la publicidad oficial», «demandas judiciales arbitrarias» y «el secuestro de su director».

LaRue también recomendó al gobierno mexicano «tomar las medidas necesarias para garantizar una investigación independiente y ágil en el caso de amenazas y ataques contra periodistas».

Tras el asesinato de Yarce Viveros y Rocío González, el relator especial expresa en un comunicado [septiembre 4, 2011] su «más profunda consternación» ante la falta de acciones por parte del gobierno federal para proteger a los periodistas y la impunidad en los casos de los 74 comunicadores asesinados de 2000 a la fecha.

LaRue recuerda asimismo «a los familiares de las víctimas de este asesinato, así como a todos los periodistas de México» su «expresa determinación de acompañarlos en estos momentos de dolor y de lucha por la seguridad y la justicia».

Lee el comunicado del Relator Especial

TwitterFacebookEmail